Tax Memo

Exportación de Commodities. La OCDE rechaza el sexto método.

Posición asumida en las nuevas Guías de Precios de Transferencia

El reciente documento emitido por la OCDE (5 de octubre de 2015) en relación a las acciones 8-10 del proyecto BEPS1 , contiene diversas modificaciones e incorporaciones a la Guía de Precios de Transferencia (Guías), entre las que se incluyen apreciaciones relativas a la aplicación del método CUP2 en transacciones internacionales con commodities (párrafos incorporados al Capítulo II) cuando se utilicen los valores de cotización como referencia en la formación de los precios. Este documento tiene especial importancia para nuestro país.

La modificación introducida al Capítulo II de las Guías, brinda una serie de definiciones que orientan a las administraciones tributarias en el enfoque que deberían aplicar para evaluar los precios de transacciones con commodities (exportaciones o importaciones). La más trascendente es la relativa a la fecha a considerar a los fines de seleccionar el valor de cotización de referencia de la operación.

La OCDE desestimó la posibilidad de considerar como precio de mercado el valor de cotización a la fecha de embarque de los productos, salvo situaciones de excepción, a diferencia de lo que dispone el denominado “sexto método” adoptado por la ley argentina para determinadas exportaciones de commodities. Esta posición decididamente contrasta con el borrador que esa entidad había sometido a la opinión pública en el mes de enero 2015, en el que admitía la consideración de la fecha de embarque como fecha presunta de fijación del precio. En su nueva y definitiva versión, las Guías únicamente consideran admisible la consideración de la fecha de embarque por parte de las administraciones tributarias como medida excepcional ante situaciones en las que el contribuyente no aporte prueba sobre la fecha de concertación de la operación o fijación del precio de la transacción.

El nuevo texto reconoce expresamente la característica esencial y diferencial de las operaciones con commodities, que es la concertación de un precio en un momento anterior a la fecha convenida para la entrega del producto. Señala el documento que un factor particularmente relevante para las transacciones con commodities cuyo precio se determina mediante la referencia al precio de mercado es la fecha de fijación del precio que hayan concertado las partes.

En las operaciones de venta de commodities, es usual que las partes acuerden los parámetros que habrán de aplicar para fijar o determinar el precio a una fecha futura en el mercado de referencia, (por ejemplo el Chicago Board Of Trade (CBOT) para soja o el Intercontinental Exchange (ICT) para el petróleo Brent) con más o menos una prima o descuento que puede definirse en oportunidad de celebración de la operación o también diferirse a un período futuro. Existen entonces tres diferentes puntos en el tiempo en la operación: (i) el momento de firma o acuerdo de compraventa en el que se indica la especie negociada (ejemplo harina de soja), calidad, volumen, período futuro de entrega y el modo de determinación del precio del producto (por ejemplo us$ 5 por sobre la cotización CBOT a dos meses), entre otros aspectos; (ii) el momento de fijación del precio, cuando dentro del período acordado el adquirente indica la fecha exacta de referencia de cotización a considerar; y (iii) el momento de embarque o entrega del producto. En algunos casos, cuando el precio se cuantifica en un importe fijo a la fecha de contrato, los momentos relevantes son solamente dos. También se puede agregar un cuarto momento, cuando, en el caso de acuerdos de largo plazo, a la celebración del contrato ni siquiera si define el valor de la prima o descuento sino tan solo el lapso durante el cual ese valor se determinará.

Recordamos que el aspecto de la fecha a considerar fue el centro de discusión entre las cerealeras y la AFIP durante el tratamiento parlamentario que culminó con la introducción del sexto método en el año 2003 para verificar el precio de las exportaciones de commodities. Que pretendía la autoridad fiscal? Desconocer la fecha de fijación del precio entre las partes. Lo que había llamado la atención de nuestras autoridades fiscales era que, en muchas transacciones, los adquirentes no eran los destinatarios finales de los commodities sino intermediarios. Esas operaciones pasaron a ser sospechadas y castigadas con el sexto método.

El pronunciamiento de la OCDE deja en claro que el sexto método no es un método de precios de transferencia idóneo para identificar el precio probable al que hubieran arribado partes independientes que hubieren realizado la misma operación en condiciones comparables, porque, simplemente, los actores del mercado de commodities se mueven con otras pautas de fijación del precio, que deben ser consideradas en el análisis de precios de transferencia para no caer en arbitrariedades.

Habrá que ver que recepción hace la justicia sobre la novedad que comentamos en los casos actualmente en discusión, en los que los exportadores impugnan al sexto método por considerar que su aplicación se contrapone a los principios constitucionales de razonabilidad, capacidad contributiva y derecho de propiedad. Sin duda la OCDE ha dado un respaldo a las defensas planteadas que los afectados habrán de invocar.

Los nuevos lineamientos incorporados a las Guías brindan además otras pautas a tener presente:

• Aclaran que el método de precio entre partes independientes puede ser determinado mediante referencia a operaciones pactadas entre partes independientes o mediante referencia a valores de cotización.

• Definen el concepto de commodity a los fines del análisis de precios de transferencia señalando que comprende a productos a cuyo respecto se utiliza el valor de cotización en forma rutinaria y amplia como punto de referencia para fijar los precios en operaciones efectuadas entre partes independientes. Esta definición, claramente pone el énfasis para calificar a un producto como commodity en la utilización por parte de la industria de los valores de cotización de acceso público como referencia en la pactación del precio.

• Disponen que el valor de cotización incluye no solo al precio obtenido en un período relevante de tiempo en un mercado de intercambio internacional o doméstico sino también a los precios difundidos por publicaciones en forma transparente o por agencias de estadísticas, o por agencias gubernamentales que los fijen, cuando tales precios sean utilizados como referentes por partes independientes. Para el caso de que se pretenda constatar los precios de transferencia sobre la base de los valores de cotización de mercado, brinda las siguientes pautas:

• Que el factor relevante para determinar si es adecuado tomar el valor de cotización es que el mismo sea usado en forma amplia y rutinaria en el curso de los negocios para acordar los precios entre partes independientes.

• Que debe haber consistencia en la aplicación de los precios de cotización.

• Que las características económicas relevantes de las operaciones vinculadas y las operaciones reflejadas por el valor de cotización deben ser comparables. Tales características comprenden, entre otras, la composición física y calidad del commodity, los términos contractuales de la transacción vinculada tales como volumen, período de concertación, tiempos y términos de entrega, flete, seguro y moneda de transacción. Si hubiere diferencias entre las condiciones económicas de la transacción vinculada y en las condiciones que determinan el valor de cotización que tuvieren incidencia material, deberán practicarse los ajustes que permitan eliminarlas.

• Que las contribuciones efectuadas mediante el ejercicio de funciones, utilización de activos o riesgos asumidos por otros sujetos deben ser recompensadas adecuadamente. Ello es una alegación implícita a la usual intervención de traders en la cadena de comercialización, que lamentablemente la administración argentina estigmatizó a través del sexto método.

• Que los contribuyentes deberían proveer a las administraciones documentación y evidencias sobre la política de fijación de precios, la información necesaria para justificar los ajustes de comparabilidad y otra información relevante como las fórmulas de fijación de precios, los acuerdos entre terceros y consumidores finales, las primas o descuentos aplicados, la fecha de fijación de precio, información sobre la cadena de suministros e información preparada para propósitos no fiscales.

• Que la utilización de valores de cotización para realizar el control de los precios de transferencia no debe conducir a doble imposición.

Los defectos del sexto método

El conocimiento del negocio o industria cerealera, oleaginosa y de hidrocarburos pone en evidencia que no es práctica habitual fijar el precio a la fecha de embarque, de lo que deriva que el sexto método no es, en esencia, un precio de transferencia sino una ficción legal para captar materia imponible presuntamente evadida. Esta intención surge manifiesta de la discusión parlamentaria previa a la sanción de la reforma legal que incorporó el método.

Un enfoque a destacar es que la misma LIG al prever la aplicación del sexto método lo hace considerando que es el “mejor método” para los casos que enuncia, el hecho de que su aplicación conduzca a resultados diferentes de los que hubieran obtenido partes independientes o adquirentes definitivos y no traders, pone en evidencia que esa regla es ilegítima frente a los postulados constitucionales y frente a la misma definición de ganancia contemplada en la ley, sin perjuicio de posible afectación de tratados internacionales, en caso de ser aplicables.

Cecilia Goldemberg
Socia Senior


1) Base Erosion and Profit Shifting (Erosión de Base Imponible y Transferencia de Utilidades) es un proyecto de modificación en materia tributaria internacional impulsado por el G20 y la OCDE para contrarrestar las planificaciones fiscales implementadas por los grupos multinacionales. 2) Siglas en inglés del método “Comparable Uncontrolled Price”, equivalente a nuestro método del Precio Comparable entre partes independientes.