[fusion_builder_container hundred_percent=”no” hundred_percent_height=”no” hundred_percent_height_scroll=”no” hundred_percent_height_center_content=”yes” equal_height_columns=”no” menu_anchor=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”center center” background_repeat=”no-repeat” fade=”no” background_parallax=”none” enable_mobile=”no” parallax_speed=”0.3″ video_mp4=”” video_webm=”” video_ogv=”” video_url=”” video_aspect_ratio=”16:9″ video_loop=”yes” video_mute=”yes” video_preview_image=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” margin_top=”” margin_bottom=”” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=””][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ layout=”1_1″ spacing=”” center_content=”no” link=”” target=”_self” min_height=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”left top” background_repeat=”no-repeat” hover_type=”none” border_size=”0″ border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=”” dimension_margin=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” last=”no”][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” class=”” id=””]

El pasado 31 de agosto el organismo de recaudación fiscal de Estados Unidos de América (IRS) emitió la Resolución RP 2018/36, por la cual se actualizan -con aplicación a partir de enero de 2019- dos listados de países a los efectos del reporte de ciertas operaciones financieras.

Se trata de una obligación de información anual para los casos de intereses de depósito pagados por instituciones financieras de Estados Unidos a sujetos no residentes en esa jurisdicción, con residencia en cualquiera de los países enumerados en alguna de las listas en cuestión.

[/fusion_text][fusion_separator style_type=”none” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” sep_color=”rgba(224,222,222,0)” top_margin=”10px” bottom_margin=”10px” border_size=”” icon=”” icon_circle=”” icon_circle_color=”” width=”” alignment=”center” /][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” class=”” id=””]

El primer listado comprende a los países que suscribieron con Estados Unidos un convenio “clásico” de intercambio de información, bajo el cual Estados Unidos esté habilitado a proveer y recibir información financiera (ya sea en el marco de un convenio para evitar la doble imposición o de un convenio bilateral específico de intercambio de información “a requerimiento”).

Por su parte, el segundo listado incluye a los países con los cuales Estados Unidos se encuentra habilitado a llevar a cabo un intercambio de información financiera de tipo “automático”. Entre varias otras jurisdicciones, en esta lista se encuentran algunos países de la región como Brasil, Colombia y México.

Argentina -que por el momento no se encontraba incluida en esta legislación- fue incorporada al primer listado, lo que ratifica que entre Estados Unidos y Argentina no existe por el momento ningún instrumento jurídico que habilite a ambas jurisdicciones a realizar intercambios de información de tipo “automático”.

En efecto, en diciembre de 2016, Argentina y Estados Unidos firmaron un acuerdo bilateral de intercambio de información fiscal, que habilita a los fiscos a solicitar información sobre sus respectivos contribuyentes, y establece los procedimientos necesarios para llevar a cabo tales requerimientos. En el marco de tal acuerdo, la información a ser intercambiada (en poder de instituciones financieras o de personas que actúen en calidad representativa o fiduciaria entre otras) debe serlo siempre “a requerimiento” y en casos concretos.

Bajo lineamientos que Estados Unidos ya había seguido en otros convenios (por ejemplo, en los suscriptos con Islas Caimán y con Islas Mauricio), si bien este acuerdo contiene cláusulas de intercambio de información en modo “automático” y “espontáneo”, ellas no resultan operativas en tanto requieren de acuerdos adicionales, en virtud de los cuales se especifique la información a ser intercambiada y los procedimientos a seguir a tales fines. En efecto, ese acuerdo no constituye un “Intergovernmental Agreement” de tipo 1 (IGA-1), diferenciándose así de aquellos acuerdos que -en el marco del “Foreign Account Tax Compliance Act” (FATCA)- Estados Unidos firmó con otros países en pos de intercambiar información de manera masiva, rutinaria y “automática”.

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]